Atlético – Leipzig: primera final hacia la gloria. Por Antón Lueiro.

Atlético – Leipzig: primera final hacia la gloria. Por Antón Lueiro.

El Atlético, sin Correa y Vrsaljko, encara la primera batalla hacia el sueño de la Champions

Dos días. Dos días para la primera batalla, contra el Leipzig de Nagelsmann, para dar un golpe sobre la mesa y plantarse en las semifinales de Champions. La primera de tres finales para acabar con la “maldición” y lograr el anhelo de todo atlético: la Copa de Europa.

No nos engañemos: para esta cita no hay favorito. Simeone y sus guerreros tendrán que afrontar el encuentro como si de la propia final se tratase. Con el “partido a partido” más interiorizado que nunca, con coraje y corazón y creyendo hasta el último momento.

Carrasco: “el Atlético ya se merece la Champions”

Porque no pudo ser en el setenta y cuatro, con aquel increíble equipo liderado por Luís Aragonés, cuando un alemán de nombre impronunicable se encargó en el minuto final de que así fuese. Tampoco y precisamente en Lisboa, hace seis años, pese a saborear la gloria hasta los instantes finales. En Milán, dos años después, la fortuna volvió a protagonizar otro capítulo aciago en la historia rojiblanca.

Sin embargo, si por algo se caracteriza este equipo, este entrenador y estos jugadores, es por no dejar nunca de creer. Anfield puede dar testimonio de ello. Cuando nadie creía en el Atlético, cuando todo eran risas y cuando el resultado parecía escrito, ahí apareció el espíritu del Atlético de Madrid. Ese espíritu de Luís Aragonés o Simeone, tan bien encarnado en jugadores como Gabi -echándose el equipo a las espaldas en Milán- los últimos años. Ese día se materializó en Marcos Llorente.

Llorente y el Atlético conquistan Anfield

Por los que ya no están y los que se dejaron la piel intentándolo. Por Correa, Vrsaljko y por una afición que nunca deja de creer en su equipo: Simeone y los suyos deben salir a por todas, a comerse el campo, con el cuchillo entre los dientes. Ganar, ganar y ganar. De la final de 2014 en Lisboa repiten Koke y Costa. De la de 2016 en Milán hacen lo propio Oblak, Savić, Giménez, Saúl, Koke, Thomas, Correa y Carrasco -este último protagonista-. Experiencia, sentimiento y ganas de revancha.

OJO: El entrenador del Leipzig calienta el partido con estas declaraciones

Once y jugadores clave

Los once guerreros con los que viene probando el ‘Cholo’ son Oblak; Trippier, Savić, Giménez, Lodi; Herrera, Saúl, Koke, Carrasco; Marcos Llorente y Costa. A las bajas de Correa y Vrsaljko (la presencia de este último estaba prácticamente descartada) se suma el interrogante de un Thomas que, pese a entrenar desde ayer con el grupo, parece complicado que participe -puede que desde el banquillo- en la trascendental cita.

No resulta muy llamativo el once, dado el estado de forma de jugadores como Savić (que además posee experiencia en estas citas con el Atlético), Carrasco y Llorente. Este último le gana la partida a Joao Félix, recién recuperado de lesión y que puede realizar un gran papel de revulsivo. La presencia de Marcos Llorente sirve para llevar la presión a campo contrario y dotar a esta de una intensidad y capacidad física imponentes. Esto, claro, además del excelente nivel de un jugador que, desde su nuevo rol, acumula cinco goles y cuatro asistencias. Impresionante.

Lo mismo sucede con Carrasco, que está a un nivel altísimo y hace unas semanas dejaba un auténtico partidazo en el Camp Nou, donde provocó los dos penaltis anotados por Saúl. El belga, hace cuatro años, con una exhibición en la final ante el Real Madrid, marcó el gol de la esperanza y pudo hacer historia si la fortuna no le hubiese dado la espalda a los de Simeone. Su velocidad, chispa, desborde y verticalidad serán claves. Ha vuelto para quedarse y buscará otra gran noche europea.

Las revelaciones del Atlético.

Oportunidad decisiva para Herrera, quien, junto a Saúl, que se antoja clave en las labores de contención, tendrá que aportar empuje y robustez a un centro del campo sin Thomas. Junto a ellos, Trippier parece ganarle la partida a Arias, que venía realizando una labor estupenda desde el parón. Pese a que el colombiano, por juego y prestaciones en el tramo final, parecía haberle comido la tostada, Simeone confiará en el inglés.

El otro jugador a destacar, como no podía ser de otra forma, es Diego Costa. Pese a que por números y nivel se sitúa esta temporada y desde su vuelta al club bastante alejado de su mejor forma y del nivel de Álvaro Morata, quien venía haciendo goles y cuajando buenos partidos, Simeone apostará por su garra y su desgaste en pos del equipo. Además, la forma física y el nivel del hispanobrasileño vienen mejorando desde el parón. Será el encargado de buscar el gol y desgastar a la defensa del Leipzig para que Morata remate posteriormente la faena.

El rival del Atlético, el sorprendente Leipzig de Nagelsmann

En frente, los rojiblancos tendrán un equipo atacante, alegre, al que le gusta jugar hacia delante. Un rival que ha sorprendido y enamorado en la Bundesliga. Con un entrenador joven al que le gusta el juego directo, vertical. Sin entretenerse en la construcción, sin dar a penas pases en horizontal. Jugando hacia arriba.

Los conceptos del Leipzig son claros: intensidad en todo el campo, transiciones rápidas y juego directo hacia la portería rival. Con el esquema básico de 3-5-2, jugando con un mediocentro defensivo y dos interiores muy juntos para dar amplitud a los carrileros, piezas fundamentales del Leipzig de Nagelsmann.

Con la trascendental baja del delantero centro Timo Werner, la estrella del Leipzig esta temporada y autor de 34 goles y 13 asistencias, el conjunto alemán pierde su principal arma, recién fichado por el Chelsea. Con casi total seguridad será Patrick Schick, acostumbrado a jugar de segundo punta y delantero de carácter más combinativo, el que ocupe el puesto de “9”.

Las principales armas son el guardameta Gulácsi (42 goles encajados en 40 partidos), el potente central Upamecano, con una espléndida salida de balón y muy buena colocación y juego aéreo; el carrilero zurdo Angeliño, un puñal por la banda; el polivalente y habilidoso Nkunku; y el vertical e inteligentísimo interior Sabitzer, que puede que no sea el jugador más estético pero sí uno de los más efectivos (16 goles y 9 asistencias esta temporada). Esto, claro, además del mencionado Schick, autor de diez goles y dos asistencias.

Asimismo, el Leipzig cuenta con jugadores de muy buen nivel como son Klostermann, carrilero reconvertido a central; Laimer, un jugador que viene jugando de mediocentro defensivo pero con alma de box to box y gran recorrido; el habilidoso Forsberg, interior o mediapunta que esta temporada no ha contado con tanto protagonismo; o el asociativo y móvil Yacob Poulsen, delantero con muchas quinielas para ser de la partida.

Como vemos, un equipo con tendencia a volcarse al ataque y dejar espacio atrás, a las espaldas, que intentarán aprovechar los de Simeone para llegar con peligro al área de Gulácsi. Como bien dice el argentino, “tratarán de llevar el partido a donde más les convenga”, presumiblemente a explotar esos espacios del Leipzig, fruto de su verticalidad y juego directo.

Por todos aquellos que ya no están, por aquellos que dieron todo para alcanzar el trofeo. Por Sime y Correa. Por una afición que, una y otra vez, se levantó para apoyar y portar con orgullo estos colores, en días donde la fortuna parecía abandonarla por completo.

El Atlético está ante una nueva oportunidad, a partido único, en terreno hostil. Qué mejor lugar para romper el maleficio que el territorio donde, hace ya seis años, a punto estuvo de llegar la primera Copa de Europa. El ‘Cholo’ y sus guerreros son conscientes: primera de tres finales. Con todo. Nunca dejes de creer.

No hay comentarios

Dejar una respuesta