Atleti 1 – 0 Barça: Queda inaugurado el estado de ilusión en...

Atleti 1 – 0 Barça: Queda inaugurado el estado de ilusión en el Metropolitano. Por Antón Lueiro.

El Atlético de Simeone da un golpe sobre la mesa y doblega, tras diez años de “maldición”, al FC Barcelona.

Desde el primer minuto quedó patente que no se trataba de un partido cualquiera. Desde septiembre de 2010, el conjunto rojiblanco había sido incapaz de obtener la victoria frente al Barça. Algunos hablaban de maldición, mal de ojo… pero ahí llegó Simeone para zanjar el tema. 

Ambos equipos llegaban a la cita con dos partidos menos de competición; los de Simeone terceros, con 17 puntos y a tres del líder, la Real, y los de Koeman octavos, con 11. 

Además, el técnico argentino no podía contar, como consecuencia del polémico parón de selecciones, con Suárez y Torreira, por Covid, ni con Herrera, por lesión muscular. En la enfermería del Barça, Ansu Fati y Busquets. 

Vea aquí el videoresumen del partido

El partido comenzó abierto, vertiginoso, con una ocasión de Griezmann a los pocos minutos, previa jugada por banda de Dembélé, que se marchaba por encima de los palos de Oblak. Ambos equipos esperaban en bloque medio, organizados y tapando bien los espacios y pasillos interiores.

Buen partido del Atleti

En esto, claro, sobresalían los de Simeone, que en pocos toques lograban darle velocidad a las jugadas de ataque, con un buen Marcos Llorente atacando el espacio que en el 11′ estrellaba un trallazo en el travesaño, después de un jugadón coral y asistencia final de Correa. 

Simeone había preparado el choque con la idea de cerrar los espacios y salir en tromba y con velocidad en las transiciones. Su plan de juego pasaba por tapar a Dembélé, al cual había identificado como el principal peligro de los de Koeman. El francés, abierto en banda en todo momento, no consiguió, más allá de esa jugada que terminaba en remate de Griezmann, explotar la banda derecha, con alguna acción de descaro y velocidad pero sin materializarse. 

Para esto, el Cholo llevó a la práctica lo ensayado en Pamplona y Cádiz: en realidad, el teórico 4-4-2 era en la práctica un 3-5-2, con Trippier de carrilero diestro y Carrasco de carrilero zurdo, pendiente en todo momento de Dembélé, al que consiguió atar en corto con la colaboración de un gran Hermoso, actuando de central zurdo en la línea de tres.

Porque sí, señores. Quién iba a decir hace un año que Yannick Carrasco regresaría con este sacrificio, esfuerzo y derroche en aras del equipo. Actuando como carrilero zurdo, defendió su banda, concentrado y pendiente en todo momento de los movimientos de Ousmane, y encima llevó peligro en todas las jugadas de ataque, con su particular velocidad, desborde, elegancia en conducción y verticalidad. Además, volviendo de lesión. Descomunal lo de Yannick. 

Volviendo al hilo del partido, poco después de reventar el travesaño, llegaría otra ocasión para los del Cholo: en una internada -cómo no- de Carrasco, el belga cedía el balón atrás para que Saúl, llegando desde segunda línea, realizase un certero chut que Ter Stegen salvaba en la misma escuadra. 

Los del Cholo estaban bien plantados, esperando en bloque medio, cerrando espacios y controlando en aspectos generales a un eléctrico Dembélé, el mejor de los culés. Saúl, de vuelta en el doble pivote, aportaba fortaleza y llegada, mientras Koke -que ayer daba otro recital-, organización y criterio en la distribución. Además, cuando atacaban lo hacían con dinamismo y velocidad, con protagonismo en esa primera parte para Carrasco, por izquierda, y Llorente, por derecha. 

Un Llorente que, pese a que el juego se movía por la banda contraria, tenía totalmente controlado su carril. Nadie lograba pararlo en carrera, sabía cuándo girarse y refrigerar la jugada y tenía a Pedri en el bolsillo, gracias a su concentración y exhuberancia física. 

João, al no contar el equipo con la presencia de un 9 referencia, ofrecía una solución en la salida de balón, recibiendo pases largos de espaldas a la portería y logrando bajar, en varias ocasiones, los buenos balones que enviaba un acertado Hermoso. Correa ofrecía una movilidad continua y soluciones en la asociación y el avance en ataque. 

El Barça se encontraría con su segunda ocasión tras un pase al hueco extraordinario de Alba para Messi, que intentaba sorprender pero remataba abajo, fácil para Oblak. Cuando el ritmo del partido menguaba, llegaría el premio para el incansable y siempre peligroso Carrasco. 

Hermoso, tras fintar a Griezmann con un fenomenal amago que el francés se comía con patatas, enviaba un pase largo que, tras tocar Piqué, le quedaba a Correa en el centro del campo y con la defensa culé descolocada. El argentino, acto seguido, veía la galopada al espacio y en solitario de Yannick y enviaba un gran pase al espacio al que Ter Stegen salía, tratando de llegar. 

Pero fue una salida en falso, porque el que llegaba antes, como no podía ser de otra forma, era Yannick, que con un espectacular control orientado de espuela y a la vez caño, dejaba atrás al portero y, con confianza y a placer, enviaba el esférico al fondo de las mallas. Gol para ver mil veces. Una acción al alcance de muy pocos en el planeta fútbol. Yannick gritaba el gol, se deslizaba por el césped y la euforia se desataba en el banco y entre los jugadores rojiblancos. Llegaba el descanso con 1-0. 

Gol Yannick Carrasco | Atleti 1 – 0 Barcelona

En la segunda parte, el Atleti afianzó su dominio y, si en la primera se había sentido más cómodo a través de la organización en bloque y las transiciones ofensivas con velocidad, en la segunda lo hizo por medio del balón. Esa evolución en el estilo es más que evidente. En esa segunda mitad, el Atlético ejerció el control del partido a través de la posesión y la figura de Koke como conector de todo el equipo y director de juego. Otra masterclass del capitán. 

Los de Simeone salían a la segunda mitad con una marcha más, con un verdadero espíritu de equipo. Los jugadores iban con todo a cada disputa, el equipo ganaba los balones divididos y la dinámica era la del gol de Carrasco. El transcurrir del partido le iba dando la razón al Cholo, con esa defensa de tres, con Hermoso de falso lateral zurdo y Carrasco hundido como carrilero. 

Un Atleti envalentonado y un Barça aturdido, falto de profundidad y con una clara desconexión y falta de química en los de arriba. No hay más que ver los balones perdidos de Messi. Los de Koeman, encima, veían cómo Piqué tenía que salir sustituido por lo que, finalmente, quedaría en un esguince de rodilla. En su lugar entraba Dest. Sergi Roberto -que también acabaría lesionado- pasaba al centro del campo y De Jong al centro de la defensa. 

Sin embargo y no precisamente por juego, el Barça se encontraría con una ocasión de Lenglet en un córner, que remataba sólo a las manos de Oblak, a tenor de un fallo de marcaje por parte de los locales. A parte de esa, otro cabezazo de Griezmann, sin excesivo peligro y también fácil para Oblak. 

El Atlético, gracias a la movilidad y conexión con los dos de arriba, Correa y João, llegaba con peligro a las inmediaciones de Ter Stegen, controlando el encuentro pero sin acabar de materializar en ocasiones claras de gol. Sí tendría otra Carrasco, que tras una bicicleta se iba como quería hacia dentro y chutaba desviado. Cabe mencionar que la lesión de Piqué viene por una falta peligrosísima no pitada sobre Correa, que por esa razón cae sobre la pierna del central catalán. 

De hecho, la actitud del colegiado Munuera Montero dejó mucho que desear, queriendo tener el protagonismo en todo momento. En el primer tiempo le saca amarilla a Carrasco por un agarrón que precisamente le había hecho Sergi Roberto unos minutos antes, sin amonestación. También se come una amarilla a Messi por una entrada al talón de Trippier -a principios de la temporada pasada era roja directa-. 

Al final del segundo tiempo, se inventa una falta en la frontal -mucho menos clara que el posible penalti sobre João Félix, del que observamos menos tomas de las que nos gustaría-  y, en una actitud chulesca, saca dos amarillas por protestar a Giménez y Savić. Messi, de todas formas, la lanza desviada. 

La entrada de Coutinho y Trincão no ayudó a implantar profundidad y peligro. El partido siguió su cauce con dominio atlético hasta los últimos diez minutos, donde el Barça trató de implementar un mayor ritmo y los de Simeone echaron la línea defensiva más atrás, pero sin llegar a sufrir realmente. En este contexto, dio entrada a Diego Costa, que estiró al equipo, a Kondogbia y Felipe, para apuntalar y ganar en juego aéreo, y a Lemar por João. 

Tras un trabajo descomunal, el encuentro terminaba con victoria importantísima, que demuestra que este equipo va muy en serio y se puede soñar. Con un Carrasco man of the match y partidazo de Koke o Hermoso, que viene creciendo a pasos agigantados y ganando galones dentro del equipo, sobre todo en esa evolución hacia el 3-5-2, lo cierto es que los de Simeone realizaron un gran partido de manera coral, con todos enchufadísimos y rayando a buen nivel. 

VÍDEO: el inolvidable golazo de Diego Ribas al Barça.

Así, sobre su primera victoria en Liga frente al Barcelona, Simeone comentaba: “No les habíamos ganado en los últimos años, siempre estuvimos muy cerca de poder hacerlo, sobre todo la temporada pasada, cuando perdimos 0-1 en casa y empatamos 2-2 en su campo; es una consecuencia buscada, siempre hay una oportunidad y hoy la aprovechamos desde el inicio manejando muy bien el partido”.

“Lo que más me ha gustado es el trabajo que sigue haciendo el grupo. Cada propuesta que le proponemos al equipo la ejecuta y eso genera más opciones de ganar”, decía el técnico argentino. Además, con solo dos goles encajados en ocho partidos, el Atlético es de los más sólidos de la Liga. 

En plena racha, con una evolución en el juego y un equipo que disfruta y va a muerte con las ideas del entrenador, con todos enchufados y en una dinámica ganadora, el Cholo y sus pupilos dan un golpe sobre la mesa. Se puede soñar. Sin embargo, ahora sólo hay una cosa en mente. El Atleti – Lokomotiv.

Comienza oficialmente el estado de ilusión. La ilusión del partido a partido

No hay comentarios

Dejar una respuesta