CRONICA: Atleti B 3-2 Real Sporting B: Coraje, corazón y mucha emoción,...

CRONICA: Atleti B 3-2 Real Sporting B: Coraje, corazón y mucha emoción, por @antonturan

Los cachorros colchoneros, con tantos de Poveda, Óscar y Solano, consiguen la victoria ‘in extremis’ y se colocan segundos; la racha continúa.

Tras firmar un empate en su último encuentro contra el Racing de Ferrol (un encuentro donde mereció bastante más, todo hay que decirlo) y con los tres partidos anteriores ganados por goleada, el filial dirigido por Nacho Fernández recibía en casa a un necesitado Sporting de Gijón B, que contaba únicamente con siete puntos. Pero en los últimos instantes, cuando los asturianos empezaban a saborear el empate, apareció Andrés Solano para dejar los tres puntos en casa.

Para este partido, Nacho ponía en liza un once formado por Álex; Solano, Mejías, Álvaro, Manu; Mikel Carro, Sanabria, Ricard, Cedric; Óscar y Darío. Un 4-2-2, ya marca de la casa, en el que sólo repetían Álvaro García, Manu Sánchez, Sanabria, Óscar Clemente y el pichichi, Darío Poveda. Como ausencia destacada, convocado por el Cholo, un Roro Riquelme que en su primer año en 2ºB está brillando con luz propia, siendo de los más destacados partido tras partido. Tampoco estaba Toni Moya, capitán, motor y alma del equipo. Por su parte, ell filial gijonés, dirigido por Samuel Baños, salía con Joel, Bogdan, Villalón, Pelayo, Espeso, Garci, Aizpiri, Mece, Bertín, Iván Elena y Chiki.

El partido comenzaba con un Sporting muy intenso, que en el 15’ de partido ya subía el primero al marcador: un error de Mejias en la salida de balón era aprovechado por Iván Elena, que se plantaba sólo y batía fácilmente a Dos Santos en el mano a mano. Duro golpe. Tras el gol visitante, los guajes se ordenaron y cerraron filas, y los rojiblancos empezaron a crecer, poco a poco, hasta dar con los primeros acercamientos con peligro: en el 41’, una buena jugada que inicia Óscar Clemente acaba con el balón en las botas de Ricard, que la pone al

área para que Cédric remate alto tras recoger el rechace. Tres minutos después, otro centro de Ricard acababa con una conducción de Darío Poveda, que a punto estaba de anotar el empate antes del descanso. Así, la primera mitad llegaba a su fin, con la sensación de que ese primer gol había dejado a los colchoneros sin margen de reacción; pues, con intensidad pero sin precisión, fue de lo peorcito que se le ha visto este año.

Tras el paso por vestuarios los pupilos de Nacho salieron con otra cara, revitalizados, decididos a buscar la remontada, empujando y empujando, arrinconando poco a poco al Sporting. Los centrocampistas empezaban a circular más rápido, Óscar Clemente (clave en este equipo) comenzaba a participar más en el juego, y Cédric estaba desatado por la banda. Tras una ocasión clara de Óscar a la que respondía bien el guardameta visitante, Darío estaba a punto de lograr la igualada, pero el central del Sporting salvaba el gol bajo palos. Pero no se haría de rogar el gol. Manu Sánchez, en una de sus incursiones, era derribado en el área, y el colegiado señalaba la pena máxima. Darío era el encargado de igualar desde los once metros y desatar la euforia en la Ciudad Deportiva Wanda. Son ya 7 los goles que suma el killer alicantino.

El gol dejó tocados a los visitantes, y, lejos de echar el freno, los colchoneros aumentaron su juego en busca del segundo, que llegaría tan sólo ocho minutos después en una contra perfecta, de las que se enseñan a los niños en la Academia. Gran robo de Cédric, que descarga a Óscar para que este se la envíe en carrera a Darío. Ricard arrastra a los centrales y Darío se la devuelve a Óscar, que avanza sólo frente al portero y define con precisión en el mano a mano. Remontada y 2-1.

Pero no iba a ser un camino de rosas. Lejos de resignarse y bajar los brazos, el Sporting reaccionó, se reactivó, recuperó el balón, y empezó la embestida en busca del empate. Con este nuevo guión, en un encuentro de mucha emoción para el espectador, los asturianos encontraban el oro en el 72’, por medio de César. No estaba siendo la mejor tarde de Mejia y

Álvaro. Pero a Nacho y sus pupilos no les valía el empate y, con esta idea, hacía debutar al juvenil Nando Gutiérrez (extremo diestro), que entraba por Mikel Carro. Cambio ofensivo. Sin embargo, la balanza pudo decantarse hacia los visitantes, que en el 83’ estrellaban el balón en el palo, que Dos Santos tenía que despejar al rechace.

En medio de ese intercambio de golpes, carrusel de ataques, y con un tremendo desgaste por parte de ambos equipos, emergió la figura de Solano. Corría el minuto 90’ cuando parecía que ya no se movería el marcador, pero el lateral colombiano no lo quiso así. En una arrancada vertiginosa del incansable Cedric por la izquierda (uno de los más destacados), el extremo la ponía al segundo palo buscando a Darío, que no cabeceaba por los pelos, pero ahí, cuando nadie lo esperaba, aparecía Andrés Solano para hacer bueno el centro y fusilar con rabia, disparando un auténtico misil directo a la escuadra. Golazo para dejar en casa los tres puntos.

Este equipo tiene duende. Con bajas importantes como las de Toni Moya o Riquelme, los chavales respondieron de forma magistral, primero igualando, y después superando. Segundos en la clasificación y metiendo presión al Baleares (a dos puntos), el sueño y la ilusión continúan. El sueño de igualar lo logrado la pasada campaña o, por qué no, superarlo. Confianza plena en estos chavales. Con coraje y corazón, este es el camino a seguir.

No hay comentarios

Dejar una respuesta