Carta abierta a Arda Turán, por @borjajimenezd

Carta abierta a Arda Turán, por @borjajimenezd

Dicen que los equipos más grandes y más ricos te quieren. Dicen que desde Inglaterra, desde Francia o desde Italia te ofrecen suculentos contratos. Dicen, incluso, que tu sueño es jugar en la Premier League y que te quieres marchar este mismo verano. Pero eso no me lo creo. Entendemos, todos, que hay muchos equipos capaces de superar tu sueldo. Pero sobre todo creemos que en ningún sitio como en casa.

Porque es muy bonito, seguro, poner la última piedra de un rascacielos al que te unes en mitad de la obra; pero tiene que ser impresionante poner la puerta principal de la casa que tú, entre otros, empezaste a construir para los tuyos. En este caso nosotros: los aficionados rojiblancos. Esos que desde la primera temporada que pisaste el césped regado por el Manzanares corearon tu nombre. Los que cantaron tu canción, más fuerte si cabe, en tus noches más amargas. Aquellos cuyos corazones latían a la par que el tuyo en aquella tanda de penaltis frente al Bayer Leverkusen. Esos que se han movido en Twitter con el Hashtag #ArdaNoSeToca. Nosotros, en definitiva; los que queremos que levantes una Champions con el Atlético de Madrid.

Tu biógrafo, Juan Esteban Rodríguez, nos contó en “Arda Turán: El genio de Bayrampasa” que eres una persona humilde, y que nunca olvida sus orígenes. El Atleti, lo sabemos, no es tu origen; pero tú, Arda, sí que formas parte del origen de este equipo, el nuevo Atlético de Madrid. Y nosotros tampoco lo olvidamos. No hace falta irse muy lejos para ver que en otros equipos, sí olvidan. Nosotros no. Ya nadie se acuerda de “El pupas”, y eso, en gran medida, es gracias a ti.

Es un verano más, no lo niego. Pero en esta ocasión los rumores suenan con más fuerza que nunca. Por eso, desde TodoAtleti.com queremos gritar al cielo: Arda No Se Toca. Esta carta, quizás, responde a estrategias que desconocemos. Pero nunca está de más confirmar. Arda, te queremos en el Calderón.

No hay comentarios

Dejar una respuesta